25 abr. 2012

Las 20 Muertes de Sean Bean


Haz un sencillo test de asociación de ideas, y lo comprobarás: cada vez que un cinéfilo escucha las palabras "Sean Bean", su instinto le obliga a responder "¡muerto!". El actor inglés, que cada día nos cae mejor (por majo, por versátil y por llevar con orgullo su título de secundario de lujo) la ha diñado frente a la cámara en un total de 20 producciones, entre películas y series. Lo que arroja un promedio de 1,24 muertes al año en una filmografía de 96 títulos (contando trabajos como doblador y en los telefilmes del sargento Sharpe).
Desde las formas más convencionales (a tiros, a espadazos, a puñaladas...) hasta las más exóticas, pasando por las más señoriales, el arte de diñarla en escena no tiene secretos para Bean. Algo de lo cual se cachondea con estilo, tanto en la vida real como en la ficción: puedes verle en Blancanieves (Mirror, Mirror) para comprobarlo. Por ello, y siguiendo el ejemplo del vídeo The Sean Bean Death Reel, hemos desglosado y catalogado todos los fallecimientos ficticios de este señor, llegando a una conclusión: puede que Sean Bean nunca se lleve un Oscar, puede que nunca logre el reconocimiento que merece... Pero, eso sí, pasar a mejor vida se le da mejor que a nadie. Como podrás imaginar, este reportaje es una enorme colección de SPOILERS en sí mismo.


Caravaggio (1986)


La película: Siempre militante, el director gay Derek Jarman ofrece un biopic homoerótico de un pintor muyvivalavirgen. Y bisexual, también.
La muerte: Tras enterarse de que Bean se ha cargado al personaje de Tilda Swinton para librarse de competencia amatoria, Nigel Terry no sólo no se lo lleva al huerto, sino que le degüella.


War Requiem (1988)


La película: De nuevo una de Derek Jarman, esta vez escenificando un macabro musical sobre la partitura de Benjamin Britten.
La muerte: El soldado alemán Bean apuñala a un soldado inglés con quien ha confraternizado. Craso error: el poeta Wilfred Owen (Nathaniel Parker) acaba con él a bayonetazo limpio mientras suena el Lacrimosa.


El Prado (1990)

La película:
Un turbio drama rural en los campos de Irlanda, con Bean empeñado en hacerse con el predio que le da título.
La muerte: Arrollado por las vacas del labriego Richard Harris, que le lanzan al vacío de una corná.


Lorna Doone (1990)


La película: El novelón de R. D. Blackmore sobre una chica escocesa y sus dos pretendientes fue adaptado en este laureado telefilme.
La muerte: Arrojado a un río subterráneo por su rival en amores Clive Owen, Sean acaba ahogándose. Según el otro, la corriente era tan fuerte que no había nada que hacer. Sí, claro...


Clarissa (1992)

La serie: Otro tochazo romántico convertido en serie británica, en este caso el clásico de Samuel Richardson sobre una doncella privada de su virtud.
La muerte: En su papel de Lovelace (nada que ver con la estrella del porno), Bean ha sido responsable de la pérdida de marras. Atormentado por las consecuencias, acepta un duelo del que sale ensartado por un florete.


Juego de patriotas (1992)


La película: El agente Jack Ryan (Harrison Ford) se convierte sin comerlo ni beberlo en objetivo de una rama disidente del IRA.
La muerte: Puestos a ser empalado a bordo de una lancha, y después dejado a bordo de esta para que, cuando se estrelle, mueras entre las llamas, qué menos que sea Harrison el responsable...


Scarlett (1994)


La serie: ¿Hacía falta escribir una secuela de Lo que el viento se llevó? Y, abundando en el tema, ¿hacía falta rodar una miniserie sobre el bodrio resultante?
La muerte: En su papel del malo malísimo Lord Richard Fenton, Bean es apuñalado en el lecho por una sirvienta violada y embarazada.


GoldenEye (1995)


La película: Triunfal regreso de James Bond, esta vez encarnado por Pierce Brosnan y con la misión de destruir un satélite militar.
La muerte: En GoldenEye, el agente renegado Bean no muere una vez, sino dos (la primera, fingida). Pero la segunda y definitiva vez que estira la pata es para nota: arrojado por 007 desde una plataforma de lanzamiento, nuestro hombre se estampa contra el suelo, para después fallecer aplastado cuando la estructura (en llamas) se derrumba sobre él.


Airborne (1998)


La película: Este filme bélico con comandos especiales y traficantes de armas es uno de los trabajos más olvidados de Bean.
La muerte: No es la muerte más original ni espectacular del actor, pero sí la más rápida y sorpresiva.


Essex Boys (2000)


La película: En 1995, tres de los narcos más importantes del Reino Unido fueron asesinados a la vez, y a traición. Esta película cuenta su historia (de aquella manera).
La muerte: Un rutinario tiro de recortá en la caja torácica. Muy bien fotografiado, eso sí.


Ni una palabra (2001)


La película: A fin de recuperar una piedra preciosa, el malvado gángster Bean secuestra a la hija deMichael Douglas, psiquiatra. El héroe debe lograr que una chica con estrés postraumático (Brittany Murphy) recuerde la combinación de una caja fuerte.
La muerte: Enterrado vivo tras la preceptiva pelea final, que se desarrolla en una mina.


El Señor de los anillos: la comunidad del Anillo (2001)


La película: Peter Jackson demuestra que la saga fantástica de J. R. R. Tolkien no sólo da para una película (bueno, para tres) sino que cambia la historia del cine haciéndolo.
La muerte: ¿Hace falta que digamos algo más sobre la heróica caída de Boromir? Bueno, nunca está de más recordar que su discurso final en brazos de Viggo Mortensen hace llorar incluso a los más curtidos.


Equilibrium (2002)


La película: Parecía un clon más de Matrix, pero esta película sobre un mundo futuro sin emociones es una pequeña rareza muy reivindicable.
La muerte: Cuando el agente Christian Bale descubre que su compa Bean es aficionado a la peligrosa e ilegal poesía, no vacila en interrumpir su lectura con un tiro en la cabeza, y en artístico plano cenital.


Henry VIII (2003)


La serie: Antes de tomarla con su última descendiente en The Queen, el guionista Peter Morgan escribió este biopic del soberano británico Enrique VIII, menos glamouroso que Los Tudor, pero más realista.
La muerte: En su papel del líder rebelde Robert Aske, Bean le viene muy bien al monarca para organizar una bonita ejecución pública.


La isla (2005)


La película: Antes de descubrir el filón de los robots gigantes, Michael Bay embarcó a Ewan McGregor y Scarlett Johannson en esta película de ciencia-ficción con clones.
La muerte: Estrangulado por McGregor con un cable de acero, Bean la palma definitivamente al derrumbarse el puente elevado donde se encuentra. La caída da lugar a un ahorcamiento muy vistoso.


Carretera al infierno (2007)


La película: Remake del clásico thriller homónimo de 1986, que se cargó de un plumazo el subtexto gay de la historia y adjudicó a Bean el personaje de Rutger Hauer.
La muerte: Tras haberse pasado toda la peli haciéndole la vida imposible a la bella Sophia Bush, el autoestopista psicópata Bean se toma con bastante buen humor que ella le reviente la cabeza a escopetazos.


Fuera de control (2007)


La película: Un grupo de personajes decepcionados con la sociedad moderna (un abogado, un estudiante, un veterano de guerra...) montan un grupo paramilitar para matar delincuentes.
La muerte: Tras masacrar a sus enemigos, el paraca Bean muere enfrentándose a la policía con el camuflaje puesto.


Red Riding: 1974 (2009)


La serie: ¿No has visto este antológico serial policíaco, basado en las novelas de David Peace? Pues aprovecha, porque lo está emitiendo LaSexta 3.
La muerte: Encarnando a un empresario corrupto, pedófilo y asesino, nuestro hombre es tiroteado por el periodista Andrew Garfield, quien está hasta los mismísimos de presenciar sus crímenes sin poder exponerlos a la luz pública.


Ca$h (2010)



La película: Antes de convertirse en Thor, Chris Hemsworth protagonizó junto a Bean este thrillerhumorístico y tarantiniano sobre una maleta llena de dinero y sus avatares. Qué original...
La muerte: Ignorante de lo peligroso que es pelearse dentro de un coche con una pistola cargada en la mano, Bean se hace 'un Marvin' a sí mismo, volándose los sesos. Malditos baches...


Black Death (2010)

La película: El caballero cruzado Bean y su alegre banda de carniceros deciden imponer el cristianismo a la fuerza en una aldea de paganos.
La muerte: Los susodichos paganos tienen ideas muy estrictas sobre la libertad religiosa, así que cuando se hartan de nuestro hombre, le condenan a morir descuartizado por un tiro de cuatro caballos.


Juego de tronos (2011)


La serie: ¿En serio? Venga va, ya lo sabes todo sobre ella...
La muerte: Bean interpreta a Eddard Stark, señor de Invernalia, guardián del Norte, Mano de Rey, y un señor tan bueno y tan bocazas que acaba decapitado por averiguar lo que no debe. ¿Que qué es lo que no debe? Aaah... Échale un vistazo a la serie, y hablamos.

Fuente: http://cinemania.es/actualidad/noticias/12564/las-20-muertes-de-sean-bean

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar ^_^