20 ago. 2012

Historias mitológicas: La dríade Dafne

*En la mitología griega Dafne era una dríade (ninfa de los árboles), hija del dios río Ladón de Arcadia y de Gea, de quien era sacerdotisa.

El dios Apolo se volvió especialmente arrogante tras matar a la serpiente Pitón, se jactaba de su éxito allá donde iba. Un día se encontró al dios Eros, el dios del amor, y se burló de este:
-¿Que se supone que hace ese diminuto arco? ¿Matar mariposas?
-Sabes de sobra para que sirve mi arco, y aunque no haya matado a ninguna serpiente monstruosa con el, mis flechas han hecho enloquecer a miles de hombres y dioses - Contesto indignado Eros.
-¡Menuda hazaña!
-Yo que tu no menospreciaba el poder de mi arco, Apolo. ¿Acaso no sabes que el amor ha movido a reyes librar sanguinarias batallas? ¿No te han dicho que, por amor, poetas han escrito sus mejores versos y mujeres se han desgarrado el corazón? Dime ¿podrían tus flechas hacer eso?
-Déjate de palabrería muchacho, apártate, que tengo prisa.
Eros enfureció, y decidió que Apolo recordaría toda su vida haberle ofendido.
Preparo dos de sus flechas; una con la punta de diamante para enamorar y otra rematada en plomo que provocada un rechazo total del amor. Envío la primera al corazón de Apolo y la segunda al de la ninfa Dafne.

Apolo que nunca se había fijado en Dafne empezó a desearla, no podía sacarla de su cabeza.
Pero pese a sus atributos de juventud, fuerza y belleza no pudo seducir a Dafne, una doncella de extraordinaria belleza. La violenta pasión del dios y sus suplicas no lograron vencer la resistencia de la casta ninfa, que solo amaba los placeres de la caza y de la vida al aire libre y, ademas, sentía un rechazo total por Apolo a causa de la flecha de Eros.
Apolo vivía obsesionado con la idea de tomar a Dafne y un día la sorprendió en el bosque, ella aterrada intento huir, pero cuando vio que el Apolo le iba a dar alcance, Dafne invoco a Gea, e inmediatamente la tierra se abrió bajo sus pies convertidos en raíces, su cuerpo fue cubriéndose de corteza y su cabeza trocóse en follaje. Apolo únicamente pudo abrazar un tronco y, en memoria de la doncella que tanto había deseado, se corono con las hojas del oloroso árbol que se convirtió en símbolo del dios.


Svetlin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar ^_^