21 abr. 2013

Mitologia Griega: El origen de los Dioses I

Primera generación:
Según Hesiodo, un poeta griego del siglo VII a.C el origen del mundo y de los Dioses fue el siguiente:

En primer lugar existio el Caos. Después Gea, la de amplio pecho, sede siempre segura de toso los Inmortales que habitan la nevada cumbre del Olimpo. Por ultimo Eros, el mas hermoso entre los dioses.

Gea alumbro primero al estrellado Urano con sus mismas proporciones. Luego, acostada con Urano, alumbro al os Titanes: Oceano de profundas corrientes, Ceo, Crio, Hiperion y Japeto así como también a las Titanes: A Tea, Rea, Temis, Mnemosine, a Febe de áurea corona y al a amable Tetis. Después de todos ellos nació el Titan mas joven, Cronos...
También dio a luz ademas a los Ciclopes de soberbio espíritu, a Brontes, Esteropes y al violento Arges (quienes mas tarde regalaron a Zeus el trueno y el rayo), estos eran similares a los otros Dioses, salvo que solo tenían un ojo en medio de su frente. También de Gea y Urano nacieron otros tres hijos enormes y violentos, los Hecatonquiros Coto, Briareo y Giges,  monstruosos engendros de cien brazos.

Cada vez que uno de ellos estaba a punto de nacer, Urano los retenía a todos ocultos en el seno de Gea sin dejarles salir a la luz, hasta que finalmente Gea monstruosamente embarazada, forjo una enorme hoz y dijo:
-¡Hijos míos y de soberbio padre! Si queréis seguir mis instrucciones  podemos vengar el cruel ultraje de vuestro padre; pues el fue el primero en maquinar odiosas acciones.
Así hablo y ninguno de ellos se atrevió a responder excepto Cronos:
-Madre, yo podría  lo prometo, realizar dicha empresa, ya que no siento piedad por nuestro abominable padre; pues el fue primero en maquinar odiosas acciones.

Gea puso en sus manos una hoz de agudos dientes. Vino el poderoso Urano conduciendo la noche, se echo sobre la tierra ansioso de amor y se extendió por todas partes. El hijo logro alcanzarle con la mano izquierda, empuño con la derecha la prodigiosa hoz, enorme y de afilados dientes, y presurosamente segó los genitales de su padre y luego los arrojo por detrás.
Cuantas gotas de sangre salpicaron, todas las recogió Gea. Y al completarse un año, dio a luz a las poderosas Erinias, a los altos Gigantes de resplandecientes armas y a las Ninfas que llaman Melias sobre la tierra ilimitada. En cuanto a los genitales fueron llevados por el piélago durante mucho tiempo. A su alrededor surgía del miembro inmortal una blanca espuma y en medio de ella nació una doncella, Afrodita.

Hesiodo, Teogonía, 116-195.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar ^_^